A lo largo de la vida, podemos tener que afrontar situaciones que nos obliguen a disponer de un dinero que no tenemos y pedir prestamos de capital privado en Valencia con el objetivo de solventar estas situaciones. Ante todo es necesario que conozcas las dos clases de préstamos y sus diferencias: el préstamo personal y el préstamo hipotecario.

La constitución de un préstamo por medio de prestamos de capital privado en Valencia exige, previamente, que el cliente tenga muy clara la razón o la finalidad del préstamo. No es lo mismo financiar una vivienda que la compra de un vehículo o unas vacaciones de verano.

Un préstamo hipotecario es un tipo de préstamo que normalmente se utiliza para la compra de un inmueble (una casa, un local, un terreno…). El plazo de devolución es elevado, oscila entre 10 e incluso 40 años. El tipo de interés es bastante bajo, ya que el propio inmueble actúa como garantía en caso de impago o insolvencia. Los gastos de este tipo de préstamos son cuantiosos: tasación, notaría, registro de la propiedad y gestoría, principalmente.

El préstamo personal, por su parte, se suele solicitar para situaciones que no requieren elevadas sumas de dinero, por ejemplo, la compra de un vehículo, el pago de estudios, la reforma de vivienda, etc. Aun cuando su plazo de devolución es relativamente breve (unos cinco años por lo general), su tipo de interés es alto debido a que no existe una garantía del tipo de los préstamos hipotecarios (un inmueble), siendo frecuente que, en su lugar, la entidad prestamista exija la constitución de un aval.

En Private Credit estamos a tu disposición para ayudarte a encontrar el préstamo que más y mejor se adapte a tus necesidades de financiación personal o profesional que seguro encontrarás en nuestra amplia gama de productos financieros.